Central Data Catalog

Citation Information

Type Journal Article
Title RED VIAL Y TRANSFORMACIÓN URBANA HACIA EL FUTURO
Author(s)
URL http://www.bdigital.unal.edu.co/7505/1/RED_VIAL_Y_TRANSFORMACIÓN_URBANA_HACIA_EL_FUTURO.pdf
Abstract
POBLAMIENTO DEL LLANO
Que entre los indígenas precolombinos del Llano y los Chibchas del altiplano cundiboyacense hubo
un intenso intercambio, comercial, lo han venido demostrando los estudios recientes de los
historiadores nativos y foráneos. Este se produjo a través de camino
s aún existentes, sobre los
cuales se transaron mercancías de diversa índole que expresan un grado significativo de
complejidad de la estructura económica y social de los aborígenes orinoquenses.
En este escenario, aparecieron los conquistadores españoles
que por la fuerza trataron de
someterlos, llevarlos a Santa fe y dispersarlos. También hubo esfuerzos por organizarlos en
poblaciones como San Martín, San Juan de los Llanos, Medina o La Salina.
Luego, a comienzos del siglo XVII llegaron los jesuitas, unos
provenientes de la cordillera, otros del
río Orinoco. Su ordenamiento propició un tipo de poblamiento diferente. Sus haciendas se
convirtieron en el prototipo de lo que iría a constituir en. Los siglos siguientes la forma de
poblamiento más típica de la O
rinoquia. Este modelo recuerda las haciendas feudales de donde
emergieron los burgos, que más tarde se transformarían en las ciudades de la época moderna.
Desde mediados del siglo XVI los misioneros jesuitas establecieren un modelo de poblamiento
basado en
haciendas, colegios y formas de mercadeó avanzados para la época. Sus haciendas
más importantes fueron las de Caribabare. Tocaría, Cravo y Apiay, localizadas en el piedemonte
de lo que hoy son los departamentos de Arauca, Casanare y Meta, respectivamente.
Con el paso de los siglos se dieron otras formas de poblamiento, cuja consolidación demográfica
advierte, diferencias regionales en su interior. En
el siglo XIX se consolidaron formas distintas de
poblamiento en el piedemonte llanero de Arauca, Casanare
y Meta, en las colonizaciones del
Ariari, el Sarare y Guaviare, la Sierra de la Macarena, así coma en Guainía, Vaupés y Vichada:
En los distintos oleajes demográficos la historia del poblamiento llanero avanzó con el afán de
controlar y poseer las extensi
ones de tierra allí existentes: Con el dominio territorial los grupos
advenedizos aspiraban a favorecer la expansión de formas económicas tradicionales: latifundios de
ganaderías extensivas ante todo.
Los habitantes ancestrales de los bosques y las vegas d
el piedmonte y de las sabanas fueron
desplazados de sus antiguos territorios por lo blancos que llegaron a poseer y explotar tierras. Más
tardé las diferentes guerras de independencia
y las guerras civiles motivaron la emigración de la
población “blanca”
e indígena. Los ganaderos de Arauca, Casanare y Meta ayer como hoy, se
enfrentaron a los indígenas (Guahibós y Tunebos, entre otros), buscando desplazarlos a través de
medios casi nunca pacíficos.
El poblamiento de la Orinoquia estuvo cruzado y delimitado
por diferentes conflictos interétnicos
que en últimas determinan la posesión y el uso de las tierras,. Esto puede verse reflejado en la
percepción del llanero actual y del colono hacia el indígena. La actitud de los primeros hacia los
“indígenas suele ser
de menosprecio; hasta hace poco tiempo muchos los consideraban
“irracionales” o sub
-
humanos.
El Estado ha tratado de reglamentar en los últimos años la adjudicación de reguardos y reservas
para los grupos indígenas. Sin embargo,. la tarea no ha sido fácil
y algunas reservas todavía tienen
en su interior colonos que se niegan a abandonarlas. Los conflictos interétnicos continúan entre los
actuales habitantes del Llano, aunque ya no tienen la frecuencia y las manifestaciones tan brutales
de antaño.

Related studies

»
»
»